Aman Tuleev es, a sus 76 años, uno de los funcionarios rusos más antiguos del país. Él, a pesar de que goza de una gran popularidad en la Madre Patria, ahora se encuentra en el punto de mira después de haber reconocido que, durante años, se dedicó a falsificar avistamientos del Yeti para fomentar el turismo en Shoria, una región bastante recóndita al sur de Siberia.

Una celebración sacada de la manga

Lo primero que hizo Tuleev fue instaurar el Día anual del Yeti, en el que se proponía un premio en efectivo a aquellas personas que consiguiesen probar la existencia de este ser mitológico. Esto tuvo un gran impacto en todo el mundo y fueron muchas las personas que se acercaron a la zona y aseguraron haber visto ‘señales’ del ser.

A pesar de que mucha gente afirmaba haberlo visto, lo cierto es que las pruebas eran más bien escasas (por no decir nulas). Con el tiempo, el interés de la gente fue disminuyendo y, con él se esfumaron los curiosos que visitaban la zona de forma regular.


Un montaje digno de una película (de serie B)

En ese momento, a Tuleev se le encendió una bombilla en la cabeza: mandó a confeccionar un disfraz de la bestia peluda y se lo puso a un funcionario bastante alto para que se pasease por las inmediaciones, siempre intentando resguardarse de los curiosos, pero dejándose ver lo justo para que estos pudiesen recoger algunas ‘pruebas’ de su existencia.

La rutina que le dieron a este actor era de lo más concreta: de vez en cuando, tenía que aparecer corriendo y gritando antes de volver a esconderse. Así pues, llamaría la atención pero no podría ser encontrado por nadie; era el plan perfecto (o eso pensó el bueno de Aman).

Tuleev estaba muy contento con el aumento del turismo que había conseguido con su estrategia. De hecho, el funcionario llegó a hacerse varias fotos con el falso Yeti que habréis podido ir viendo a lo largo del artículo.

La locura de los fans de este ‘monstruo’ hizo que estos acudiesen en masa a Shoria y, de hecho, se llegó a organizar una conferencia internacional sobre el Yeti… todo esto, como ya os habrá quedado claro, construido alrededor de un montaje con un disfraz de lo más cutre (con perdón de la persona que lo haya diseñado).

matterhorn bobsleds yeti GIF by Disney Parks

Pruebas y más pruebas

La gente que acudía a la zona llegó incluso a detectar que la cueva de Azasskaya, perdida en medio de ese paraje helado, era el ‘lugar favorito’ de la criatura, ya que en ese lugar se encontraron huellas y pelo. Incluso algunos ganaderos de la zona llegaron a asegurar que este ser les había robado ganado.

Tuleev, por su parte, insiste que, a pesar de que lo suyo es un burdo montaje, los científicos aún no han podido determinar que esta bestia no exista en realidad:

«Muchos cazadores locales juran haber visto a un gigante de dos metros con sus propios ojos en lugares remotos, cubierto de pelo… Los científicos no han podido conocerlo, pero parecen haber encontrado rastros… Tengo que admitir, lo confieso, sí, fui yo quien despertó el interés en el Yeti», aseguró Aman en una entrevista a un medio ruso.

Esta no será la última vez que se hable de esta criatura, esto podéis tenerlo claro. A pesar de que muchos expertos (entre ellos biólogos y cazadores profesionales) llevan décadas buscándolo, lo cierto es que, al menos hasta el momento, no tenemos una sola prueba sólida de su existencia.

Habrá que seguir esperando. Hasta entonces os dejamos con uno de los vídeos que circulan por la red en la que supuestamente se ve al Yeti (podéis verlo al completo en el canal de J Kelly):

A vosotros, ¿qué os ha parecido esta revelación? ¿Creéis que este hombre debería tener algún tipo de consecuencia penal? 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos… o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con mucho cariño.

Fuente: La Guía del Varón.

La entrada Las pruebas que se inventó un político ruso sobre la existencia del Yeti para fomentar el turismo aparece primero en CABROWORLD.